10 jun. 2014

Decálogo de un hacedor de minificciones



Marcial Fernández


1.- Una minificción siempre es un relámpago.
2.- Lo que no se dice en la minificción siempre es más importante que lo que se dice.

Es decir:

3.- La minificción sugiere.

4.- Evoca.

5.- Oculta.

6.- Descubre.

¿Cómo?

7.- Como se descubren los duendes.

Es decir:

8.- Si la minificción no es un duende no es minificción, no es literatura.

9.- Por ello, más que cualquier otro género literario, necesita a un lector-creador que complete (y se deleite) lo que el escritor-creador escribe.

Ergo
10.- Es tan infinita como la carrera de los cien metros, la prueba reina de los juegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...